1.11.14

el fuego presente




tiene contigo conversaciones
en sueños
y tú no estás,
ya no 
estás.

a buscar sonrisas y reflejos propios
en lugares ajenos al vosotros
se ha ido.

tiene contigo conversaciones
sin fin ni sentido
en las que explica
con sed de catarsis
el por qué de la partida,
más de cuarenta y siete veces
la falta de maldad
de los nuevos comienzos,
el azar del juego… la extraña
suerte
del eterno principiante.

tiene cada sueño el mismo punto 
de desvelo
porque esto no es una salida.
esto -le dices,
o se dice bañado en sal-
es un errar 
o acertar,
o vivir,
o solo 
-aunque para nada solo-
cauterizar el futuro
con fuego
presente.